miércoles, 11 de agosto de 2010

Ser Maestro asignado a Cuarto año de Licenciatura.

Por necesidades del servicio me fue solicitado el "ascender" al cuarto año de la licenciatura; tenemos una "ola poblacional" inmensa e histórica de 254 alumnos en 7º semestre. No me pregunten por qué?  No había suficientes maestros en cuarto año para satisfacer esta demanda.


Generalmente me agrada ser maestro de los primeros años de la licenciatura. Me considero un "buen maestro", y estimo que es importante tener buenos maestro desde el inicio de la carrera, es la "entrada" a la formación docente. Bueno claro, en toda la carrera. Además, es muy divertido, los alumnos de los primeros grados son más espontáneos y te hacen más agradable el periodo de clase. Me ubicaba en las asignaturas propias a mi formación como psicólogo: Desarrollo Infantil,  Escuela y Contexto,  Necesidades Educativas Especiales, etc.


Fui maestro de cuarto año de la licenciatura de Preescolar en el anterior Plan de Estudios (1984), cuando era solicitado como Documento Recepcional una tesis o un trabajo de investigación, una propuesta pedagógica o experiencia docente sistematizada o hasta la publicación de un libro en base a su experiencia docente. Era otra época. Hoy se solicita el Documento Recepcional como un medio para que las alumnas desarrollen sus habilidades y sistematicen de manera reflexiva sus experiencias de trabajo docente y puedan comunicarlas por escrito.


Las actividades fundamentales de las alumnas durante este periodo del  7º y 8º semestre se despliegan en tres tipos: La planificación (diseño de actividades y elaboración de materiales) y ejecución de la práctica docente durante las jornadas; la reflexión y análisis sobre dichas planificaciones y prácticas dentro del Seminario; y la elaboración de su Documento Recepcional.


Siempre me ha parecido que los docentes de cuarto año se "creen mejores" que todos los demás, o al menos eso hacen aparentar con sus formas de trabajo y sus relaciones con los otros. Igual pasa con las alumnas; entre ellas mismas hay una jerarquía de formación, no es lo mismo estar en primero que en tercero o cuarto año. Y ciertamente que no, pero eso no hace mejores alumnos a unos más que a otros; e igualmente, entre los docentes. 


Ciertamente que se trata de un año importante en la formación de los alumnos, sobretodo porque es la culminación de su formación inicial.  Pero lo mismo podría decirse de los primeros años de formación, o de los siguientes.De hecho, todos los años o semestres son importantes y aportan un peso específico en la formación inicial docente de las alumnas. Sin embargo, las alumnas de cuarto lo olvidan; viven, piensan y valoran más su año de salida , de  graduación , de "sueño cumplido" y "se la creen;  por ello vemos que generalmente dedican su Documento a su amaestro asesor, entre otras personas relevantes en su   vida, o al menos cada alumna menciona su agradecimiento al maestro de cuarto año que le asesoró. Y los demás maestros dónde quedan en su formación?  Por qué no hay ningún agradecimiento general a sus maestros de la carrera? Las alumnas quedan "atrapadas" en el último año, junto con su asesor.


Como quiera, debo reconocer que este "eclipse" en el alumno sobre el anterior proceso formativo recibido es en parte entendible, si consideramos que en el último año escolar la actividad queda completamente subordinada a dos docentes: el tutor externo, quien está en la institución de práctica intensiva y que le atenderá durante 25 semanas; y, el Asesor docente de la Escuela Normal,  que lo tendrá durante 33 semanas y a quien considerará como su apoyo y acompañante en este proceso de salida de su trayecto formativo inicial; por lo cual les  atribuye a ambas figuras complementariamente la superación del desafío personal e intelectual que le representa al alumno ese momento en su vida personal y profesional. De hecho, se establecen  más fuerte vínculos de relación entre estos docentes y sus alumnos respectivos que entre los alumnos y docentes de otros grados escolares. 


Bueno, con estos pensamientos acepté participar como maestro de cuarto. Pero como debía manejar todo lo relativo al Taller de Diseño de Actividades Didácticas, pues debí también aceptar entrar a dar ésta asignatura ubicada en 5º y 6º semestre. 


Dos nuevas experiencias y un gran reto: ser Asesor de 7º y 8º semestre y maestro en 5º y 6º semestre. Un cambio importante, de estar en los primeros años a estar en los últimos. 


Espero que sea una experiencia agradable, divertida y muy enriquecedora. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada